domingo, 19 de noviembre de 2017

Cementerio de Toro (Arquitectura funeraria)



En 1998 fueron identificados 4 cadáveres
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica se puso en contacto con el Ayuntamiento de Toro en el año 2006 tras tener conocimiento de la realización de obras para la construcción de nuevos nichos en el cementerio municipal de la ciudad, por temor a que se pudiesen destruir algunas fosas de las que tenían conocimiento, a tenor del elevado número de desaparecidos que hubo en Toro durante la Guerra Civil. Según archivos consultados entonces por la asociación, 263 personas fueron llevadas a prisión, la mayoría hombres, y de los cuales la mayoría fueron fusilados. Durante el levantamiento del terreno se llevó a cabo el seguimiento arqueológico que permitió detectar la existencia de varias fosas, aunque algunas albergaban restos de fallecidos a causa de la "gripe española" en 1918. En una de ellas fue donde aparecieron los cadáveres de los tres hombres, dos de ellos jóvenes, así como algunos objetos personales como unas botas, un cinturón o un reloj. Esta no ha sido, sin embargo, la única exhumación realizada en el cementerio de Toro. En 1998 fueron rescatados cuatro cuerpos que fueron identificados por sus familiares tras el reconocimiento de varios objetos personales. Asimismo, en los años 80 fue destruida otra fosa a causa de otras obras de ampliación del recinto.































Y allí donde estés, escribiré tu nombre con tinta de luz



lunes, 13 de noviembre de 2017

El Alamin 2018



Pueblo fundado en la década de los 50 por don Juan Claudio Güell y Churruca.
Diseñado de forma parecida a los pueblos de colonización que se crearon hacia la mitad del siglo XX en muchas zonas del país. De forma casi cuadriculada, con tres calles paralelas, dos perpendiculares y una gran plaza.
Llegó a contar con iglesia, convento, escuela, bar, peluquería, oficina de correos y un número aproximado de unas cuarenta viviendas, en las que sus inquilinos no tenían que pagar nada por el uso de la casa excepto la luz.
En estos últimos años El Alamín ha sido visitado por expoliadores, grafiteros, jóvenes para realizar botellón y fiestas, aficionados a la parapsicología, practicantes de airsoft, etc.

Y ahora a finales del año 2017 os mostramos las ultimas innovaciones que ha sufrido este conocida localización.
El ritmo en lo referido a grafiteros va excelentemente.
El interior de las viviendas esta a punto de alcanzar la calificación de diáfano.
Sin embargo no todo van a ser malas noticias...
El interior de la iglesia ha sido pintado en su totalidad recientemente...y la verdad, ha quedado bonito.
Algunos grafiteros o mejor dicho ensucia paredes, ha aprovechado la ocasión para joder su aspecto.

Otros has realizado graffitis con mayor acierto estético; "con esos estamos de acuerdo".
Bueno ahora veréis los resultados.
Claro y se me olvidaba (Eso no tiene perdón), Julia por enésima vez se prestaba a mis caprichos.