martes, 20 de enero de 2015

Harinera abandonada en Hontalbilla



Esta visita la realizamos animados por un articulo publicado por uno de los blogs que seguimos (De otro tiempo.blogspot.com.es). Las harineras siempre han resultado lugares agradecidos para realizar una sesión fotográfica y pusimos camino al pueblo de Hontalbilla en Segovia, no haciendo caso de las amenazas de nieve que predecían en todos los telediarios.
Una vez allí la sorpresa fue decepcionante, el estado de la misma no podía ser peor. Y ahora que hacemos?... pensamos. La respuesta fue rápida, abrigarnos sin compasión y ver que partido sacábamos a los 40 euros de gasolina invertidos en tan hidalga aventura... bien pues aquí os mostramos los resultados.
Como siempre nos gusta dar un enfoque didáctico a nuestros trabajos os contamos algo de la información obtenida del lugar. Cuenta con una superficie de 1850 m², perteneciente al banco de Sabadell en la actualidad y que se vende en un precio de 60.500 € ; así que si estáis interesados en su compra ya sabéis algo mas.

 















 
 


lunes, 19 de enero de 2015

La Cupula del Mal



En 1994 arrancaron las obras. La inversión superaba los 1.600 millones (9,6 millones de euros) y todos los edificios de esa primera fase avanzaban a buen ritmo.
Un incendio ocurrido a finales de verano de 1995, los destrozos que provocó un vendaval fueron algunos incidentes previos. La ayuda de la Junta de Castilla y León no terminaba de llegar y algunos de los socios se retiraron del proyecto dejando a Guillermo Tena como único promotor. Por si fuera poco, en enero del 96 se inundaron las instalaciones tras una nevada.
Pero las obras continuaron y en el verano de 1996, tras algunos intentos baldíos, tuvo lugar la inauguración y presentación a los medios de comunicación. Se abrieron algunos edificios, como la terraza de verano y la sala de cine abovedada ‘Totalmovie’, de diseño futurista y efectos especiales. Pero a finales de ese año se cerraron definitivamente las instalaciones al declararse en quiebra la empresa promotora.
En 1998 se abrió la esperanza de vender el complejo a la empresa Globomedia, con Emilio Aragón al frente. Pero finalmente no hubo acuerdo y el proyecto volvió a quedarse bloqueado. Los dueños entonces eran Caja Segovia, Acciona, instalaciones Crespo, Blasco y la cadena de hoteles Detursa.
En 1999 Caja Segovia sacó a subasta uno de los edificios, ‘La Lonja de la Mesta’, a un precio de 1,5 millones de euros, pero quedó desierta, y siguió en sus manos.
En 2010, la empresa Mandel medió para que el complejo fuera adquirido por una sociedad de capital internacional, que ahora quiere ahora reflotar el proyecto. Para ello ha encargado informes de viabilidad y quiere conocer si es posible utilizar algunos de los inmuebles para ubicar un hotel.
Urbanismo y Medio Ambiente ha emitido un informe favorable. Los ecologistas se oponen a que exista una actividad dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. ¿Nacerá el Panorámico tras un embarazo de más de 20 años?


 































 
 


domingo, 11 de enero de 2015

La estación Fantasma


Comenzamos nuestro nuevo periplo del 2015, presentado un clásico "La Estación Fantasma de Chamberí".

La antigua estación de Chamberí pertenece a la primera Línea de Metro inaugurada en Madrid en 1919, que contaba con ocho estaciones: Cuatro Caminos, Ríos Rosas, Martínez Campos (glorieta de Iglesia), Chamberí, Glorieta de Bilbao, Hospicio (Tribunal), Red de San Luis (Gran Vía) y Puerta del Sol. A principios de los 60, la Compañía Metropolitana decidió aumentar la longitud de los trenes y, ante la imposibilidad de alargar esta estación, la clausuró. El cierre definitivo tuvo lugar el 22 de mayo de 1966.
Fue diseñada también por Antonio Palacios, que optó por una solución funcional muy simple en cuanto a recorridos y organización, y por unos acabados sencillos. Incorporó la luz natural mediante un lucernario en el vestíbulo. Para el interior eligió un recubrimiento cerámico con juegos ornamentales. La bóveda de la estación va recubierta de azulejo blanco biselado y sus estribos estaban decorados por grandes recuadros de azulejos sevillanos que limitan el contorno de los carteles anunciadores, también de cerámica, en encintado ocre y azul. Estos carteles publicitarios son uno de los grandes atractivos de la estación, ya que se conservan prácticamente tal y como fueron creados en la década de los 20.