lunes, 17 de enero de 2011

Cementerio de la Almudena (Madrid - España)


Ante todo y en primer lugar nuestro máximo respeto para las personas que aquí pudieran aparecer y a todos sus familiares. Nuestro único objeto es mostrar una singular obra de arquitectura.
El Cementerio de la Almudena (en honor a la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid) está situado en el madrileño barrio de Las Ventas y es una creación de los arquitectos Fernando Arbós y José Urioste. Tiene el honor de ser el más grande de esta ciudad y, probablemente, de Europa (y es que unas cinco millones de personas han sido inhumadas en este lugar).
Durante mucho tiempo, hasta la construcción del Cementerio Sur, el de la Almudena fue el único camposanto de Madrid. En la capital fueron proyectados cuatro cementerios que coincidían con los cuatro puntos cardinales, por eso al de la Almudena también se le conoce como Cementerio del Este.
El cementerio madrileño se divide en tres partes: la necrópolis, el cementerio original y la ampliación del año 55. La necrópolis fue lo originalmente proyectado por Arbós y Urioste. De esta parte se puede destacar la belleza incomparable del pórtico de entrada, que se alza majestuoso con sus arcos y columnas de estilo modernista. Al sur de la Almudena se encuentra el primitivo cementerio, inaugurado en el siglo XIX de improviso, a raíz de una epidemia de cólera que se cobró decenas de víctimas. A estas dos partes se suma la más nueva, la ampliación realizada en el año 1955 y en la cual se encuentra el horno crematorio que se instaló en los setenta.
En este camposanto de Madrid cohabitan los anónimos con una vasta colección de difuntos personajes célebres de la historia española, por eso las visitas de curiosos al camposanto nunca cesan, aunque la práctica "turística" no esté extendida en este camposanto. Entre los sepelios más famosos se encuentran algunos como el de Benito Pérez-Galdós, el de El Fary, el panteón de la familia Flores (Lola, El Pescaílla y su hijo Antonio), la tumba Enrique Urquijo, la de Pío Baroja, la de Estrellita Castro, la de Paco Umbral, la de Niceto Alcalá-Zamora o la de Santiago Ramón y Cajal, y algunos sepelios más recientes como el de la actriz Emma Penella o el del fallecido presidente de PRISA, Jesús de Polanco.
Algunas de las tumbas de personajes famosos como Pi i Maragall o La Pasionaria se encuentran en el Cementerio Civil de Madrid. Este cementerio se construyó para albergar los restos mortales de los no católicos y forma parte de la Necrópolis del Este junto con el Cementerio de la Almudena, del cual se encuentra separado por una carretera.
En el Cementerio Civil, inaugurado en 1884, el visitante puede hallar unas sepulturas muy variadas: desde masónicas, árabes o judías hasta ateas y comunistas.
A parte de por su gran riqueza cultural, es interesante por los monumentos dedicados al ateísmo y a la lucha sindical y por los chocantes epígrafes inscritos en algunas lápidas, como el que reza "nada hay después de la muerte".
Además de la retahíla de personalidades difuntas, otro de los atractivos de la Almudena es la gran colección de monumentos dedicados a protagonistas de hechos históricos relevantes como el de las Trece Rosas, el dedicado a los caídos de la División Azul o el Monumento a los héroes de Cuba. Merece una mención especial la obra dedicada al honor de los caídos en la Guerra Civil, y es que ya para la memoria histórica queda el fatal desenlace de los 2.500 fusilados en las tapias del cementerio entre los años 1939 y 1945.











2 comentarios:

  1. IMPRESIONANTE !!!!!! Jabier, con el ultimo monumento me quedé pasmado.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Estoy interesada en publicar algunas de estas imágenes en una revista alternativa que edito en Internet. Agradecería que me contactases a través de la dirección movecontact@gmail.com y así te puedo pasar más información. Muchas gracias por tu atención. Fantástico trabajo el tuyo!

    ResponderEliminar