lunes, 30 de mayo de 2011

Mansion de los Jimeno (Cuenca - España)

Fotografiar el silencio no es fácil, no siempre se deja ver. Pero observo con detenimiento estas copias, y puedo oír e incluso ver de manera difusa lo que allí transcurría.
Cuando las personas abandonan, huyen o mueren dejan tras de sí auténticos tesoros donde el tiempo, en su perseverante caminar, va desdibujando lo hecho y dibujando lo deshecho.
Y he ahí la solemne belleza de la decrepitud, el evocador susurro de la historia silenciosa que desprenden sus paredes y la contemplación eterna de algo que quizá ya no exista…

































3 comentarios:

  1. Una mansión en toda regla, además de verdad. Veo que se dedicaban a los quesos.
    "La solemne belleza de la decrepitud", perfectamente explicado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Es que no me salen las palabras. Me encantan todos los reportajes que tienes. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel por tan buenos y positivos comentarios, así dá gusto seguir con esta labor y compartirla con todos vosotros.
      Como siempre un saludo desde Madrid. Jabier Suarez

      Eliminar