viernes, 21 de enero de 2011

Poblado Obrero de Uceca (Toledo - España)


Junto a la estacion de ferrocarril de Villaseca Mocejon se construyo un poblado para los obreros de la Central Hidroelectrica de Uceca, hoy en dia ya abandonado.
No es muy grande pero en el podemos encontrar ademas de una iglesia en perfecto estado y cerrada a cal y canto, lo que en su tiempo debio ser un sitio bastante animado.
Las viviendas se situan a lo largo de una sola calle. El edificio mas representativo es su Hostal; si bien la fachada es simple y terminada con un esfoscado sencillo, su parte trasera realizada en ladrillo rojo es bonita y pintoresca, ya que jugaron con la colocacion de los ladrillos para darle un estilo bastante historiado.
Tambien contaban con su taberna de la que todavia quedan enseres y demas elementos.
El resto de las viviendas son de sencilla construccion de una planta con sus correspondientes patios.
Todo este conjunto se halla a orilas del rio Tajo, que en este tramo forma una pequeña playa fluvial, de la que hoy en dia disfrutan familias que pasan los dias de fiesta organizando barbacoas, testigo de las mismas son la ingente cantidad de basura y recipientes que alfombran el suelo.
El lugar bien merece una visita por su entorno paisajistico; en un radio de 200 metros podremos disfrutar de la Central Hidroelectrica, el poblado obrero y la estacion de Villaseca-Mocejon.
Nosotros como de costumbre inmortalizamos este momento para mostraros lo que nuestros ojos vieron a traves de los objetivos de nuestras camaras.
Y cuando el sol comenzo a esconderse en las aguas del rio Tajo y la nube de vapor de la central se confundia con las ultimas luces del dia, regresamos con la satisfaccion de un trabajo bien hecho.















miércoles, 19 de enero de 2011

Villaseca - Mocejon (Toledo - España)

Junto a la central termoelectrica de Aceca situada en el termino municipal de Villaseca de la

Realmente es una apeadero/cargadero, enclavado en la linea de Madrid a Ciudad Real; establecida en 1927 por la Compañia de Cementos y Asfaltos Portland Asland, para transportar calizas de sus canteras a la factoría de Villaluenga, cementera que se construyó al pie del cerro donde se extraía el material para producir cemento.
Aunque no hay problema para visitar la mencionada estacion de tren, seguramente recibas la visita del vigilante de seguridad de la Central Termica en el momento que saques tu camara fotografica, ya que esta prohibido realizar fotos de dicha central.
Junto a la estacion encontramos un magnifico puente de hierro con 130 metros de logitud que atraviesa el rio Tajo direccion Algodor, otra curiosa estacion ferroviaria tambien abandonada pero donde los vigilantes de seguridad de Adif no te dejaran entrar, ya que han tomado esta como su cortijo particular.
Tambien en sus inmediaciones queda lo que fue poblado obrero, o mejor dicho sus ruinas a pie de la Central Termoelectrica que comentaremos en nuestro siguiente periplo por estas tierras toledanas.
En la actualidad y segun nos comento el vigilante de seguridad con el que al final terminamos haciendo buenas migas, esta via muerta se utiliza esporadicamente para abastecer de gas natural la central termoelectrica, asi como lugar de aparcamiento de trenes en desuso.
Podemos ver algunos vagones de pasajeros abandonados a la suerte de mis queridos grafiteros, que como de costumbre se dedican a destrozar todo lo que a su paso encuentran y aunque esta estacion es poco conocida y se encuentra apartada de nucleos urbanos, tampoco se ha librado de los niñatos, por mucho vigilante que alli encontremos.
Paseamos por el interior de esos vagones vacios, recreando una vez  mas nuestra imaginacion, buscando el mejor angulo para mostraros la bellleza de la decadencia; esta vez dentro de un vagon de tren.
Las puertas quedaron abiertas, pero ya nunca nadie tomaria ese tren, tampoco sonaria el silbato mientras el baderin rojo señalara al maquinista via libre. Solo el abrasador sol manchego seria el inseparable compañero de aquella estacion.
Nosotros dejamos el lugar, el sonido sordo de la Central y aquellos pensamientos en busca de nuevas rutas abandonadas.













 

lunes, 17 de enero de 2011

Cementerio de la Almudena (Madrid - España)


Ante todo y en primer lugar nuestro máximo respeto para las personas que aquí pudieran aparecer y a todos sus familiares. Nuestro único objeto es mostrar una singular obra de arquitectura.
El Cementerio de la Almudena (en honor a la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid) está situado en el madrileño barrio de Las Ventas y es una creación de los arquitectos Fernando Arbós y José Urioste. Tiene el honor de ser el más grande de esta ciudad y, probablemente, de Europa (y es que unas cinco millones de personas han sido inhumadas en este lugar).
Durante mucho tiempo, hasta la construcción del Cementerio Sur, el de la Almudena fue el único camposanto de Madrid. En la capital fueron proyectados cuatro cementerios que coincidían con los cuatro puntos cardinales, por eso al de la Almudena también se le conoce como Cementerio del Este.
El cementerio madrileño se divide en tres partes: la necrópolis, el cementerio original y la ampliación del año 55. La necrópolis fue lo originalmente proyectado por Arbós y Urioste. De esta parte se puede destacar la belleza incomparable del pórtico de entrada, que se alza majestuoso con sus arcos y columnas de estilo modernista. Al sur de la Almudena se encuentra el primitivo cementerio, inaugurado en el siglo XIX de improviso, a raíz de una epidemia de cólera que se cobró decenas de víctimas. A estas dos partes se suma la más nueva, la ampliación realizada en el año 1955 y en la cual se encuentra el horno crematorio que se instaló en los setenta.
En este camposanto de Madrid cohabitan los anónimos con una vasta colección de difuntos personajes célebres de la historia española, por eso las visitas de curiosos al camposanto nunca cesan, aunque la práctica "turística" no esté extendida en este camposanto. Entre los sepelios más famosos se encuentran algunos como el de Benito Pérez-Galdós, el de El Fary, el panteón de la familia Flores (Lola, El Pescaílla y su hijo Antonio), la tumba Enrique Urquijo, la de Pío Baroja, la de Estrellita Castro, la de Paco Umbral, la de Niceto Alcalá-Zamora o la de Santiago Ramón y Cajal, y algunos sepelios más recientes como el de la actriz Emma Penella o el del fallecido presidente de PRISA, Jesús de Polanco.
Algunas de las tumbas de personajes famosos como Pi i Maragall o La Pasionaria se encuentran en el Cementerio Civil de Madrid. Este cementerio se construyó para albergar los restos mortales de los no católicos y forma parte de la Necrópolis del Este junto con el Cementerio de la Almudena, del cual se encuentra separado por una carretera.
En el Cementerio Civil, inaugurado en 1884, el visitante puede hallar unas sepulturas muy variadas: desde masónicas, árabes o judías hasta ateas y comunistas.
A parte de por su gran riqueza cultural, es interesante por los monumentos dedicados al ateísmo y a la lucha sindical y por los chocantes epígrafes inscritos en algunas lápidas, como el que reza "nada hay después de la muerte".
Además de la retahíla de personalidades difuntas, otro de los atractivos de la Almudena es la gran colección de monumentos dedicados a protagonistas de hechos históricos relevantes como el de las Trece Rosas, el dedicado a los caídos de la División Azul o el Monumento a los héroes de Cuba. Merece una mención especial la obra dedicada al honor de los caídos en la Guerra Civil, y es que ya para la memoria histórica queda el fatal desenlace de los 2.500 fusilados en las tapias del cementerio entre los años 1939 y 1945.