viernes, 29 de abril de 2011

Antiguo Hospital San Carlos (Aranjuez-Madrid)


Una casualidad de la vida nos llevó a descubrir uno de los tesoros mejor guardados para los aficionados a la exploración urbana.
Un día como otro cualquiera alguien dijo: "Podíamos probar suerte, según parece no existe otro punto flaco" y así lo hicimos.
Cámaras y alarmas, esta vez si podíamos meternos en un buen lio; para colmo, esta visita no estaba planeada, solo contábamos con el teléfono móvil y escasos minutos para inmortalizar esta reliquia.

Ahora un poco de historia describiendo el lugar.
El edificio fue mandado construir por Carlos III bajo la dirección de Manuel Serrano en el siglo XVIII y fue ampliado en época de la reina Isabel II.
Cumplía la función de hospital para los empleados reales y los residentes en el Real Sitio de Aranjuez.
La construcción se organiza en torno a dos patios. En su fachada de ladrillo destaca la portada, con superposición de frontones curvos y triangulares y rematados en un frontón triangular inscrito en un arco de medio punto.
En la actualidad es sede de algunas dependencias del Ayuntamiento y de los fondos del Archivo Histórico de Aranjuez.
Este antiguo hospital se encuentra en un lugar privilegiado y central de Aranjuez, enfrente del Convento de San Pascual, a dos pasos del Ayuntamiento.
En sus tiempos, hubo dependencias municipales en su interior. Se entra por la gran portada central y tiene dos salas a ambos lados. Luego se llega a un corredor que distribuye las habitaciones alrededor de un patio.
En la parte posterior tiene otro pequeño patio-jardín al que se puede acceder directamente por una reja de dos puertas que da a la calle Capitán.
Este Hospital se comunica, mediante un sistema de pasadizos subterráneos, con el Convento, el antiguo monasterio de los Frailes y Palacio. Cuentan que los pasadizos eran tan grandes que cabía una carroza de cuatro caballos por ellos perfectamente.
Su historia es muy larga y variada y eso ha dado lugar a distintas leyendas, no se sabe si urbanas o no, pero el caso es que se le atribuyen hasta visitas de ultratumba...
En estos momentos se encuentra cerrado pendiente de rehabilitarse, medio abandonado y con el jardín lleno de hierbajos, lo que le da una vista más tétrica para aquellos que gustan de buscar el misterio...

























lunes, 25 de abril de 2011

Estacion abandonada de ffcc de Hontanares de Eresma (Segovia- España)

El ferrocarril de Segovia a Medina del Campo instalado a finales del Siglo XIX aumentó la importancia económica de su población y trajo, además, algunos emigrantes como obreros de la RENFE. 
La línea ferroviaria Segovia – Medina del Campo fue inaugurada en abril de 1884, pero no entró en servicio hasta meses después.
Esta línea fue gestionada por la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España.
La longitud de su trayecto fue de 92 kilómetros, pasando por diversos pueblos de la provincia de Segovia y de Valladolid.
Toda la línea era de vía única, donde se construyeron un túnel a la altura de Carbonero de Ahusín y cuatro puentes metálicos. El primero a la salida de Segovia y los siguientes sobre los ríos Eresma, Voltoya y Adaja, siendo estos dos últimos los más largos, 110 metros de longitud.
Fue una línea que resistió el año negro del ferrocarril español, en el año 1985, pero sólo momentáneamente.
En septiembre de 1993 se suprimió el servicio debido a la escasa rentabilidad de los últimos años a lo que se añadió la mejora de las carreteras, causas que motivaron el declive de la línea.
Actualmente se esta llevando a cabo un proyecto para construir la Vía Verde sobre la vía ferroviaria que ira de Segovia hasta Olmedo, pero aún no se ha fijado una fecha para iniciar las obras.
El ferrocarril dejó de pasar hace más de 15 años, pero ha dejado una serie de edificios únicos que en su día albergaron las estaciones y las viviendas de los operarios.
Estos edificios son un gran ejemplo de la historia del ferrocarril de España.