viernes, 27 de mayo de 2011

Hospital de Sangre

El recorrido nos resultó fascinante, ya que pudimos ver además del que fuera entonces hospital, el refugio antiaéreo anexo que está en el jardín, a pocos metros de la puerta trasera del edificio. Gracias a datos ya conocidos y por la existencia de este refugio, pudimos confirmar que esas instalaciones fueron de uso militar durante la guerra civil, y que eran uno de los tres centros sanitarios utilizados por el “American Medical Services”, dirigido por el conocido Dr. Edward Barsky.
En la actualidad, en los Estados Unidos y en el Reino Unido, está teniendo lugar un renovado esfuerzo de investigación, liderado por académicos e historiadores, centrado en el descubrimiento e interpretación de nuevas fuentes sobre el amplio apoyo médico internacional brindado a la Segunda República Española durante la guerra civil.
Avances médicos importantes, como el triage, la transfusión de sangre, o el método Trueta o “español” para el tratamiento de las fracturas abiertas, fueron técnicas puestas en práctica casi por primera vez en el conflicto español, y en su desarrollo tuvieron mucho que ver doctores como Reginald Saxton y Norman Bethune, ambos muy reconocidos en la historia de la medicina contemporánea.
Estos nuevos procedimientos para encarar la atención de heridos de guerra, verdaderamente evolucionados respecto a los utilizados durante la I Guerra Mundial, tuvieron a su vez amplísima aplicación a lo largo de la II Guerra Mundial.
Como lugar donde se atendió a tantos pacientes, ya sea en su primera etapa de hospital civil, como cuando fue transformado en hospital de sangre a cargo de la Sanidad Militar, nos parece que este edificio tiene ganado un lugar propio en la historia del municipio, y que su sola existencia conecta a quien lo observa con el pasado.

Desde hace unos tres años y medio el edificio y su jardín están abandonados, llenos de basura y en un estado lamentable.
Hace unos días en la prensa local, y en la oficial del Ayuntamiento, se hacía eco de que se había recibido a historiadores y estudiosos de la guerra civil y que entre otros edificios se había visitado este hospital cual hizo pensar que realmente se tomaba en cuenta el valor histórico del patrimonio.
Días después sin embargo se anuncia a bombo y platillo el derribo para la construcción de una residencia de ancianos
.

Toda esta información sin embargo nos gustaría contrastarla con algunos de los detalles que observamos en nuestra incursión.
Todo parece indicar que su último uso y a decir por los elementos encontrados, que debió dedicarse a cuidados para personas de la Tercera Edad.
Así mismo pudimos ver algunos aparatos que distan mucho de ser de los años cuarenta, por no hablar de la cantidad de pañales desperdigados por los suelos, estos no eran desde luego los usados en una maternidad.
En su exterior existe una caldera de gasoil inexistente en aquella época...en fin, siempre hay partes interesadas en resaltar lo que más les interesa de la Historia.
Nosotros nos limitamos a contar lo que vimos y una breve reseña sobre su pasado.


Como diría mi compañera de exploraciones Julia, "Aquí cierro la puerta con llave".