martes, 25 de octubre de 2011

El coloso dormido.

Allí, junto a la carretera que le vio nacer, languidece un magnifico edifico de singular arquitectura.
Consta de tres plantas incluida la planta baja, que nos recibe con una espectacular escalera de mármol de forma acaracolada.
Su estructura exterior realizada en  hormigón a modo de panal no nos deja indiferentes.
En la primera planta es donde se encuentran las oficinas propiamente dichas del conjunto del edificio principal, ya que en su exterior encontramos otros anexos de menor tamaño.
Armarios vacios, expedientes tirados por el suelo forman el paisaje después de 20 años de abandono.


En la planta superior encontramos la zona noble por decirlo de alguna manera. Moqueta de lana de primera calidad amortiguan nuestras sigilosas pisadas, en la penumbra de uno de los despachos todavía se conserva la que debió de ser mesa de juntas.
En otras estancias descubrimos una vieja computadora IBM y algunos aparatos que hoy en dia nos traen viejos recuerdos de cómo fueron aquellos albores tecnológicos.

En su exterior encontramos una gran piscina y sus instalaciones complementarias y lo que pudo ser la casa de los guardas; que por lo que observamos, pudo ser refugio de alguna familia ya en tiempos de abandono.
En silencio pasamos aquella tarde otoñal perdidos entre pasillos y ficheros, mientras nuestra mirada se perdía tras las cortinas que nos escondían de miradas extrañas.



 

























Hacer una mencion sobresaliente a David Galvache ( Abando Spanish ) por ser quien nos facilito la situacion de este magnifico lugar. Parece ser que su aficion por lugares abandonados no es nueva entre sus inquietudes y ahora podemos contar con sus maravillosas localizaciones atraves de su blog abandospanish.blogspot.com, cuya visita recomiendo a todo el mundo