viernes, 4 de noviembre de 2011

Operación Campamento II (Madrid - España)

Historias de la puta mili.

Una vez formados, el cabo primero que había ordenado la "redada" nos fue nombrando uno a uno, para que dijésemos la razón de nuestro escaqueo, y comenzó una retahila de disculpas, a cual mas pobre.
El castigo inmediato fue un paso ligero, con el cetme, y de duración indefinida, lo que acojonaba un tanto. Se distribuyeron los auxiliares a lo largo de una de las calles sobre unos cien metros, para irnos marcando el paso, sin necesidad de ir a nuestro lado, y poderlo hacer desde una posición fija. Encima estaban cabreados, no tanto por nuestro escaqueo, sino porque se les obligaba a estar allí, con nosotros, en lugar de estar en la cantina o donde quiera que les apeteciese pasar su tiempo libre. Y así empezamos a darnos el tute, con períodos de diez minutos, seguidos de descanso de no mas de un minuto.

La marcialidad del paso ligero se iba perdiendo con el paso del tiempo, y recuerdo que me coloqué un manillar que tenía el Cetme B para sujetarlo con el cinturón y así repartir la carga en dos puntos. Comentábamos, entre nosotros, que si uno fingía desmayarse, tal vez suspenderían el castigo, por lo menos el tiempo que se emplease en atenderle, y quizá con carácter definitivo, pero no hubo manera de ponernos de acuerdo en quien se tiraba al suelo. Así, que la historia continuó al mismo ritmo, pasos ligeros, descanso mínimo, pasos ligeros, descanso mínimo, hasta que unas dos horas y pico mas tarde, decidieron dar por finalizada la paliza, teniendo en cuenta que los castigos iban a continuar.
Recuerdo con envidia y admiración la forma física que debíamos tener todos, y concretamente, en mi caso, lo primero que hice, fue dejar el Cetme en el barracón y salir corriendo a comprarme un "bocata" de atún, porque el exceso de ejercicio me había abierto el apetito antes que de costumbre. Lo curioso es que pasé a toda leche camino de la cantina y coincidí en el mismo sitio en el que los auxiliares y cabos nos habían estado ordenando el paso ligero, así que me dijeron "¿todavía con ganas de correr? Me parece que os hemos dado poca caña."























domingo, 30 de octubre de 2011

La vieja fabrica de Harinas (Salamanca - España)

A 4 kilómetros (aproximadamente) de la pedanía de Gema. se encuentra esta vieja fabrica.
Este antiguo molino en la actualidad se encuentra en estado de abandono, pero antiguamente fue un lugar muy importante para los habitantes tanto del Gema de Yeltes como de los pueblos de alrededor, ya que en él se llevaba a cabo la molienda del grano para la fabricación de harinas tanto para el uso humano como agricola.
A parte del molino, La fábrica consta a demás de una serie de viviendas y corrales, donde antiguamente habitaban durante todo el año los trabajadores del molino.
A este lugar venían personajes ilustres desde Madrid a veranear.