lunes, 9 de enero de 2012

Estacion de ferrocaril Corral de Almaguer (Toledo - España)

Este Ferrocarril se enmarca dentro de una serie de ferrocarriles militares que se construyeron con fines estratégicos durante la Guerra Civil. Forma parte de la denominada Vía Negrín, en memoria del ministro republicano que la impulsó, cuyo trazado completo enlazaba Torrejón de Ardoz con Villacañas. El primer tramo, Torrejón de Ardoz-Tarancón, es popularmente conocido como el Ferrocarril de los 40 Días en referencia a la rapidez con que discurrieron las obras (aunque en realidad fueron algo más de cien) cuando la batalla del Jarama interceptó el ferrocarril Madrid-Alicante entre las estaciones de Getafe y Ciempozuelos. 
El asedio a la capital motiva que el Gobierno de la II República estudie una comunicación alternativa entre Madrid y Valencia, ciudad a la cual se había trasladado el Gobierno. El origen se situó en Torrejón de Ardoz aprovechando los primeros kilómetros del ferrocarril de vía estrecha de la azucarera de La Poveda hasta Mejorada del Campo, cuyo ancho obviamente se cambió, para desde allí, describir un trazado de nueva construcción hasta desembocar en plena vía de la línea de Cuenca a Valencia en las proximidades de la estación de Tarancón (lado Santa Cruz de la Zarza).
Ante la imposibilidad de utilizar la línea de Cuenca a Valencia, como inicialmente estaba previsto, (el tramo Arguisuelas-Enguídanos no se finalizaría hasta 1947), fue necesario improvisar un nuevo enlace que uniera Tarancón con la línea de Alicante bordeando el frente de Madrid. El trazado definitivamente aprobado consistió en la conexión de Santa Cruz de la Zarza, colateral de Tarancón (línea de Cuenca) con Villacañas (línea de Alicante), siendo aquel, el motivo de la construcción de este ferrocarril. 
Las obras se realizaron con una gran premura de tiempo, quedando la infraestructura concluida en 1938, pero con graves deficiencias para su explotación tanto por la precariedad de la plataforma como por la propia vía. Ante la falta de suministros provocada por la paralización de las fábricas, fue preciso desmantelar las vías de muchas estaciones y hacer uso del material levantado de la segunda vía del tramo Manzanares-Valdepeñas, obligando a tender las traviesas al doble de la distancia habitual. Los edificios de las estaciones no se construyeron y fueron suplidos por barracones con los elementos mínimos para su explotación, bajo mando militar hasta el final de la contienda.
En 1940, una vez acabado el conflicto, se decidió desmantelar el tramo Mejorada del Campo–Tarancón para aprovechar el material en la reconstrucción de otras líneas ferroviarias, muy maltrechas por la guerra.
El Ferrocarril Villacañas a Santa Cruz de la Zarza logró librarse de este triste final, previendo una razonable explotación basada en los transportes de cereales, vinos y aceites de esta importante zona productora de Castilla-La Mancha. Dada la necesidad de acometer una profunda reforma en la línea, se encomienda el proyecto al ingeniero Juan Gil-Delgado Agreta. 
En 1940 se diseñan los edificios de estaciones, muy similares al modelo unificado que el Ministerio de Obras Públicas había establecido en los años 30 para las líneas construidas por el Estado, aunque su ejecución hubo de esperar unos años ante la escasa disponibilidad de fondos, dada la situación de penuria del país en la postguerra.
Ese momento llegó el 21 de junio de 1943, fecha en la que el Consejo de Ministros aprobó el plan de renovación de la vía y rehabilitación de las estaciones de la línea, que sería complementado por otro para la asentamiento de la plataforma que se aprobó el 27 de noviembre de 1945.
El Ferrocarril constaba de una longitud de 42,700 Km estando situado su origen en Villacañas. Desde esta estación (665 m de altitud), describía un trazado casi en continua ascensión hasta Santa Cruz de la Zarza (790 m), con pendiente máxima de 10,8 milésimas y radio mínimo de curva de 600 m a excepción de la primera curva de salida de la estación de Villacañas que era de 300 m. Construido en vía única de ancho nacional, se emplearon carriles de 42,5 y 45 K/m para la vía general y de 32 K/m para las de estacionamiento y de apartadero.
Contaba de tres estaciones intermedias; Lillo situada en el p.k.10,9, Corral de Almaguer en el p.k. 22,3 y Villatobas en el p.k. 32,5. Dadas las circunstancias que rodearon su construcción, no presenta obras de infraestructura de importancia. 
El Ferrocarril fue inaugurado oficialmente el 17 de julio de 1954 con un tren TAF (quizá merecido ante los esfuerzos efectuados para su reconstrucción), aunque los servicios comerciales se realizaron con el material a vapor inicialmente previsto.
Estos servicios consistían en dos circulaciones por sentido; un tren Correo que efectuaba el trayecto Tarancón-Santa Cruz de la Zarza-Villacañas en 1h 40m (1h 45m en sentido inverso) y un Ómnibus que prolongaba su recorrido hasta Alcázar de San Juan, invirtiendo un tiempo total de 3h (3h 45m en el inverso). En el tramo Villacañas-Santa Cruz de la Zarza, los tiempos de viaje eran de 1h 17m, 1h 19m, 1h 40m y 1h 46m, respectivamente.
En 1961 se realiza la sustitución del vapor por material diésel, empleando automotores ligeros que sitúan los tiempos de viaje entre 1h 05m y 1h 12m.
En sus últimos años en servicio, llegó a circular una composición por sentido entre Alcázar-Villacañas-Santa Cruz de la Zarza-Madrid, con enlace hasta Toledo.
Como en otros muchos casos de ferrocarriles secundarios que interconectaban las grandes líneas radiales, nunca cumplió las expectativas y fue languideciendo hasta su cierre definitivo en noviembre de 1965, siendo desmantelado poco después.
 














 
 


7 comentarios:

  1. Muchísimas gracias Jabier por contar la historia y la Historia ;))
    Geniales las fotos del campo segado desde la ventana (y la que no está 'enmarcada' parece incluso un cuadro de Van Gogh)
    No sé si te lo he dicho alguna vez, pero lo que más me gusta es cómo sabes jugar con las ventanas, puertas y pasillos....los lugares de entrada, salida, tránsito.... los medios de transporte más difíciles, pues son para viajes interiores...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias maquinista por tan buenas opiniones y cierto, es que el tema windows me priva. Ahora estoy probando con nuevos retoques photoshop en ambientes rurales.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por este documento de mi pueblo, por cierto, podría recomendarte más sitios de la zona, como la Cueva de los Canutos, entre Corral de Almaguer y Villatobas, y la Cervanta, entre Corral de Almaguer y la Villa de Don Fadrique. Ambas son quinterías con iglesias, y abandonadas, bueno, en el caso de la Cervanta hay un abandono de lo que fue el pueblo y no de lo que es la casa con la iglesia. Insisto, muchas gracias. ML

    ResponderEliminar
  4. Este mismo fin de semana intentaremos localizar los sitios que nos has facilitado y esperemos que no llueva porque no llevamos un todo terreno y ya me conozco yo esos caminos enbarrados.
    Me gustaria intercambiar informacion contigo, este es mi mail:
    jabiersuarez@hotmail.es
    Quisiera realizarte algunas consultas sobre esa zona.
    Un saludo y muchas gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jabier,

    Soy Nira, me gustaría preguntarte por la localización de un lugar que tienes en tu blog.

    ¿cómo podría hacerlo? Y si no te importa decírmelo claro. Te diría para que la necesito

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Aqui te dejo el mail para cualquier consulta.
    jabiersuarez@hotmail.es

    ResponderEliminar
  7. okk
    te he enviado un correo

    gracias!

    ResponderEliminar