sábado, 21 de abril de 2012

Mosarejos pueblo abandonado (Soria - España)

Quien dijo que no quiso ser un pueblo importante, si hasta las paredes se engalanaron para ello.
Dos y hasta tres pisos quisieron tocar el cielo y cerraron tras sus impenetrables puertas de madera acosadas por el tiempo.
Forja clavada entre piedras que apenas dejan ver el sol.
Todavía  tocaban sus campanas los días de viento, pero ya murió su campanero.
En silencio los musgos escondidos en las grietas de la madera de los bancos escuchaban la misa.
Nunca más corrieron los niños subiendo aquellas escaleras.
Solo quedaba desnuda sobre el muro la estampita de la virgen, devoción de los que allí estuvieron un día
.































3 comentarios:

  1. Es rarísimo que todavía estén las campanas !... señal que hasta ahora los que han llegado hasta allí no son ni vándalos y chatarreros.
    Saludos y buena luz

    ResponderEliminar
  2. Justo iba a comentar lo de la campanas también, creo que lo cierto es que antes de que llegaran los gamberros de turno la iglesia se vino abajo sin mas. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Que tal amigos de fatigas:
    Esta vez hemos tenido la suerte encontrar este pueblo como el dia que lo dejaron sus moradores; muchas de sus casas están caídas pero por el paso del tiempo, su iglesia o lo que queda de ella es un buen ejemplo de un románico muy retocado pero con encanto y sobre su espadaña todavía quedan intactas sus campanas, si bien es verdad que algún intento por conservar su arquitectura ha sido llevado a cabo.
    Tan casual fue nuestro descubrimiento que no sabemos ni como se llama este pueblo, eso sí estuvimos algunas horas perdidos por campos y pistas hasta un punto de haber deseado llevar mi antiguo GPS de geoposicionamiento... la realidad es que no sabría volver a este punto.

    ResponderEliminar