domingo, 17 de junio de 2012

El Sanatorio de tuberculosos de Coviña.


El Sanatorio ferroviarios en Covilhã, fue diseñado por el arquitecto Cottinelli Telmo en los años 20. Fue construido por la compañía de ferrocarriles para el tratamiento de la tuberculosis de sus empleados, ya que pueden beneficiarse de la ubicación en un entorno tranquilo y aire fresco, como parte de una red de 11 centros sanitarios existentes en el siglo XX. Se tardó ocho años en ser construido (1928-1936) y permaneció cerrado durante muchos años debido a circunstancias diversas y extrañas. Más tarde se arrendó a la Sociedad Portuguesa de Sanatorios, a condición de recibir a todos los pacientes que necesitaran un tratamiento de altura, con cincuenta camas disponibles para la Asistencia Nacional a la Tuberculosis.
El edificio acogió durante más de 40 años, muchos miles de enfermos de tuberculosis de todo el país, tratando de recuperarse de la tuberculosis en la Sierra de Estrella. Aunque acoge con satisfacción los pacientes de todas las clases sociales, los pacientes desfavorecidos no tienen acceso a todos los lados, algunos sólo para las clases altas, que hay todas las comodidades que el dinero podía comprar.
Ocho años después de la transferencia, el edificio pasó a manos del Estado, cuidando de él el Instituto de Nacional de Tuberculosis (Iant), también serian hospitalizados los pacientes pobres a partir de 1953. El Sanatorio de la Salud de Peñas no merece tipo diferente, cerrando sus puertas en junio de 1969. Después de 25 de abril 1974 fue el hogar de cerca de 700 repatriados (las personas que regresan de las antiguas colonias portuguesas).
A finales de los años 80, cuando fue prácticamente abandonado y degradado seriamente pasó a las "manos" de Turistrela.
En 1998, el Sanatorio se vendió a Enatur (empresa de la Posadas de Portugal) por el precio simbólico de un escudo. En contraste con Enatur se comprometió a instalar allí una Posada de Portugal, cuyo proyecto llegó a ser redactado por el arquitecto Soto Moura, que proporcionó una inversión de 10 millones de euros. Sin embargo Enatur fue entregado al Grupo Pestaña, y el proyecto fue abandonado, y en 2004 puso fin al contrato. Por lo tanto la propiedad de la parte posterior sanatorio en las manos de Turistrela.
En la actualidad se está negociando la fórmula final del edificio, que se basará en el proyecto inicial de Soto de Moura, pero ya nadie vera estas instantáneas y serán el recuerdo, de lo que allí hubo algún día.
























 
 
Estas fotos han sido retocadas por Jabier Suarez con Dynamic-Photo HDR 5



1 comentario: