domingo, 16 de septiembre de 2012

Bonaval Convento Cisterciense abandonado

Se trata de uno de los cenobios medievales de la Orden del Císter más meridionales, de estilo románico muy evolucionado hacia formas góticas, todo dentro de las normas cistercienses. De la antigua abadía solamente quedan los restos de su iglesia, y algunos paredones inexpresivos de lo que fueran las dependencias monacales La iglesia conserva la cabecera, crucero y muro meridional con portadas y ventanales. El embate del trienio liberal acabó en 1821 con el cenobio. Los monjes se retiraron a su casa madre, en Toledo, y el edificio fue vendido a particulares, que no se preocuparon en absoluto de su conservación, viniendo a la ruina en que hoy le vemos. Algunos capiteles están repartidos por casas y en la fuente del pueblo.En la actualidad es de propiedad privada por compra en 1894.

Del conjunto monasterial perdura parte de la iglesia, principalmente la cabecera, crucero y nave meridional, además de una sacristía adosada al ábside del Evangelio (posible capilla románica usada provisionalmente para los ritos religiosos antes de la construcción del edificio definitivo) y otros paredones de lo que debieron ser el resto de dependencias monacales.

Inicialmente, la iglesia, de sillería caliza bien concertada, debió tener tres naves de dos tramos, crucero acusado en planta y cabecera con tres ábsides, como cualquier monasterio masculino, siendo los laterales rectangulares y el central de forma semihexagonal. En general se aprecian replanteamientos en el edificio que finalizaron en una estructura bastante heterogénea. Una de estas modificaciones es la reutilización del tramo de los pies para uso conventual, dejando en la iglesia sólo un tramo útil de las naves para usos litúrgicos.

Exteriormente, la parte mejor conservada es la cabecera y el brazo sur del crucero. El ábside central cuenta con un grueso contrafuerte escalonado en cada vértice del polígono, y cada uno de los tres muros rectos se adorna con un ventanal apuntado de arista achaflanada rodeado por arquivolta de baquetón y guardapolvos con puntas de diamante. El soporte de esta arquivolta es una pareja de esbeltísimas columnillas de capiteles vegetales flanqueadas por la arista del muro, también con puntas de diamante. Similar ventanal ilumina el muro oriental del absidiolo del Evangelio. La corona de canecillos presenta diversos motivos vegetales.

 
No dudamos en calificar como espectacular el hastial meridional del crucero, en el que se abre la gran portada de acceso, muy maltratada, pero de gran belleza plástica y un hermoso ventanal. La portada dispone de cuatro arquivoltas muy apuntadas de triples bandas paralelas, rodeadas por guardapolvos con puntas de diamante. Cuatro pares de columnas servían de apoyo, con capiteles de flora naturalista, ya casi góticos. Los fustes de dichas columnas han desaparecido. Por encima, aunque descentrado con respecto al eje de la puerta, hay un impresionante ventanal ajimezado. Tiene arco apuntado con las aristas achaflanadas, que cobija dos arquillos también achaflanados que rodean sendos vanos. A modo de guardapolvos, el conjunto es rodeado por una banda de arquillos ciegos.

En el interior se combinan diferentes soluciones para cubiertas y apoyos. Todos los arcos son apuntados y se apoyan en pilares y columnas diferentes. El tramo recto del ábside central se cubre con bóveda de crucería con nervio espinazo longitudinal y la parte poligonal con bóveda nervada. También es de crucería el tramo conservado de la nave meridional. Como elemento arcaizante el brazo sur del crucero es de medio cañón apuntado.

La ornamentación de los capiteles es típicamente cisterciense, con todo tipo de motivos vegetales (sobre todo crochés).
Por último, la sacristía es un compartimento de planta rectangular, adosada al ábside norte, con bóveda de medio cañón apuntada.







































 

 

 

 

 


 

3 comentarios:

  1. Impresionante lugar, Jabier. He localizado su ubicación y la manera de llegar, pero me cae bastante lejos. Lo dejo en la agenda de futuras incursiones porque bien merece la pena su visita. Enhorabuena por el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te entiendo perfectamente...700 kms son muchos kms, tiempo y un considerable gasto mas aun por los momentos que atravesamos, lo mismo me pasa a mi con algunas localizaciones en Andalucía.
      Gracias por tus comentarios y un abrazo desde Madrid

      Eliminar