lunes, 3 de diciembre de 2012

Edificio de oficinas abandonado. (Salamanca)

Si tienes que elegir entre fuerza y razón, deja que tu enemigo elija la fuerza y escoje tu la razón, porque tu enemigo nunca podrá hacer razón de su fuerza y tu siempre podrás hacer fuerza de tu razón.