jueves, 3 de enero de 2013

Central hidroelectrica abandonada (Toledo-Spain)


Toledo fue capital del Reino Visigodo, en cuyos fueros se constatan algunas alusiones a la normativa de los molinos de agua.
Es lógico pensar que en la capital, y más teniendo en cuenta las buenas condiciones del cauce del Tajo, ya existiera algún molino corriente durante esa época.
El encajonamiento del río, con su fondo y orillas berroqueños facilitaba la construcción de azudes, para cuyo levantamiento bastaba con dejar caer los bloques graníticos desde las escarpadas riberas de esta ciudad.
Los datos (a los que hace referencia Miguel Méndez–Cabeza Fuentes en su edición), del numero de molinos de distintas épocas parece que dejan claro que fueron los situados en el bucle del río Tajo a su paso por Toledo.
En concreto se contaron hasta diez, que curiosamente debieron ser los que mas actividad mantuvieron: Safont, Río Llano, Artificio, San Ildefonso, Hierro, San Sebastián, La Vieja, Daicán, La Cruz y Azumel.























5 comentarios:

  1. Muy buen reportaje; me encanta!
    Espeluznanta la última foto :D jaja
    Saludos y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año para ti tambien Alejandra y que los Reyes te colmen de regalos.

      Eliminar
  2. Ostras la ultima foto, se sale! da un poco de repelus, que animal era? Vaya si que quedo momificado, debio de ser del susto de ver como esta todo a su alrededor.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. El abandono tenía sus fotos y sus detalles!! Aunque sin duda la que más me impactó fue la del gato momificado!! madre mía.. ¿¿qué le pasaría para quedarse así con esa cara?? pobrecillo...

    Un Saludo!!

    ResponderEliminar
  4. No cabe duda, el gato siempre deja pillado a quien por casualidad se fija en el.

    ResponderEliminar