lunes, 29 de abril de 2013

Caserio de los Acebos Viejos (Segovia)



Dicen que perteneció al marqués de Lozoya, que en su época fue una finca agropecuaria de gran y vital importancia en la zona peo hoy en día ni siquiera vale para guardar las ovejas que por allí pastorean debido al pésimo estado de su estructura en general y eso que alguna subvención recibieron sus actuales propietarios con la que restauraron gran parte del tejado, decimos restauración por llamarlo de alguna manera ya que no fue sustituida la teja original que ya fue robada prácticamente en su totalidad, esta vez la cubierta es de chapa galvanizada mas practica y menos apetitosa para los chatarreros.

En su interior poco queda, la mayor parte de sus rejas de forja también han sido substraídas con el consiguiente peligro  de derrumbamiento para los cacos pero el vil metal está muy cotizado por anticuarios.

Mucho nos llamo la atención encontrar en bastantes buenas condiciones un coche marca Osmovil del año de la tos, de esos que marcaban en millas seguramente de los ricos propietarios de la hacienda y después también y no menos llamativo un Seat 600 de esos con que nuestros padres y/o abuelos recorrieron toda España.

En un rincón prácticamente oculto descubrimos las bodegas en las que no pasamos mucho rato, para ser sinceros amenazaban ruina por las filtraciones de agua que se acumulaban en el suelo mezclada con restos de vino que le daban un color sangre nada halagüeño

Prácticamente pasamos investigando toda la tarde sus entornos ya que la finca tenía unas notables dimensiones y pensando como en infinidad de ocasiones en la tristeza que nos produce ver estas maravillas contemporáneas dejadas de la mano de Dios a su más competa ruina.
 
 































 
 
 

 

1 comentario:

  1. Qué lástima de coches.. verlos así en ese estado..

    La zona de los arcos me ha gustado mucho!!

    Un Saludo!

    ResponderEliminar