lunes, 2 de septiembre de 2013

El pueblo de los bisabuelos




Llego el Otoño y con él se reanudan nuestros trabajos y como no, nuestra afición preferida... los lugares abandonados. Comenzaremos la temporada mostrando el pueblo de los bisabuelos de mi novia o mejor dicho lo que aún queda.
Ella era la primera vez que lo visitaba, como yo claro está.
Bastante trabajo dio dar con su localización perdido entre tierras de secano castigadas por el sol y por fin hallamos a lo lejos aquellos tejados desvencijados. En sus buenos tiempos contaría con bastantes habitantes a tenor del gran número de casas desperdigadas que conformaban el pueblo, hoy solo escuchábamos el alboroto de las chicharras buscando pareja.
Como ya no teníamos prisa por llegar a ningún sitio ya que por fin disfrutábamos de unas vacaciones merecidas pasamos un buen rato paseando y explorando todos y cada uno de sus rincones en busca de sabe Dios qué.
Sacamos estas fotos y a ella, como recuerdo de su procedencia y seguimos camino hacia otros lugares todavía por determinar.
 























 
 


5 comentarios:

  1. bonito reportaje!!!!un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los pueblos que aunque estén vacíos en cuanto a detalles al menos no están maltratados por la gente gamberra de turno. Este es uno de esos casos, solo la nostalgia y el paso del tiempo. Bien!

    ResponderEliminar
  3. Aunque en realidad es pueblo o mejor dicho aldea es bastante grande, al estar aislado donde Cristo perdio el mechero, es poco probables que sea del agrado de vandalos y grafiteros.Gracias por el comentario compañero y saludos como siempre desde Madrid.
    Jabier Suarez

    ResponderEliminar
  4. Qué pueblo es?. Parece bastante grande

    ResponderEliminar