lunes, 7 de octubre de 2013

Castillo de Siguenza (Guadalajara)

El Castillo de los Obispos
Allí en los confines del norte de Guadalajara encontramos una de las joyas del turismo en España...Sigüenza y su Castillo.
Vamos a dividir este reportaje en dos partes, una dedicada propiamente al castillo y su historia. La otra la dedicaremos al aspecto lúdico en la actualidad como Parador Nacional de Sigüenza. Dentro de este segundo artículo realizaremos una reflexión que nos ronda la cabeza cada vez con mayor fuerza.



Cuenta la tradición que la Reconquista y toma del Castillo ocurrió el 22 de Enero de 1124, por tropas capitaneadas por el prelado D. Bernardo. Era por tanto la tercera vez que don Bernardo conquistaba su castillo.
La historia de Sigüenza y de su castillo ha corrido pareja con la de sus obispos.
Ellos levantaron, desde los inicios del siglo XII, este castillo que paulatinamente fue haciéndose más grande y poderoso.
En el interior de sus muros había sitio para poder refugiar a aproximadamente mil hombres a pie y cuatrocientos soldados ecuestres. Esto se pudo comprobar cuando se prepararon las tropas que iban a luchar en la guerra de Granada.
Es el único caso de fortificación residencial religiosa.


A partir de la Guerra de la Independencia se inició la progresiva ruina de esta fortaleza.
Todavía en 1827, residiendo en él don Manuel Fraile García, obispo a la sazón, se alojaron tres días Fernando VII y su Corte.
Después sufrió destrozos con motivo de las guerras carlistas, y a mediados del siglo se produjo un gran incendio en el mismo que acabó de arruinarlo. En el siglo XIX se destinó a cuartel de las tropas francesas.
Sirvió de cuartel de la guardia civil, hasta la guerra civil española.
En este episodio bélico servirá de refugio republicano.

Fue declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1.965.
Tras decenios de abandono, hoy ha sido restaurado perfectamente y sirve de sede al Parador Nacional de Turismo Castillo de Sigüenza, uno de los más hermosos y grandes de España.


 
 
 

















 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada