jueves, 7 de marzo de 2013

Estacion de ffcc abandonada de Villaluenga Asland



Reportaje sobre una de las más peculiares líneas de ferrocarril industrial de España, la que da acceso a la cementera de Villaluenga y une ente si otras dos grandes líneas ibéricas. Los 13,7 kilómetros de la línea de Villaluenga-Yuncler a Villaseca y Mocejón constituyen una de las rarezas ferroviarias ibéricas. Es una línea puesta en servicio en 1927 por una compañía cementera, la antigua Asland, para dar acceso a una cementera que se construyó al pie del cerro donde se extraía el material para producir cemento. La cementera del Cerro del Águila fue abrazada pues por este sinuoso trazado, que contaba incluso con un ramal para atender la zona oriental del cerro. La línea contaba con una estación, Villaluenga-Asland, con una playa de cuatro vías para formar los trenes y otra playa de vías en la propia cementera (a una cota más elevada), con otras tres vías para organizar el cargue de los vagones de cisternas de cemento a granel y otras tres, mucho más cortas, para los vagones cerrados para cargar palets de cemento en saco.
La línea finaliza en la estación de Villaseca y Mocejón. Y si bien la de Villaluenga-Yuncler daba conexión con el ferrocarril Madrid-Portugal, esta última lo hacía con el ferrocarril Madrid-Ciudad Real. Así la cementera quedaba unida con las dos líneas, circunstancia que ha sido aprovechada en alguna que otra ocasión, algunas hace pocos años, para desviar circulaciones en caso de incidencias en alguna de las líneas principales. Gestionada por Renfe desde 1941, y por Adif desde 2004, la línea hace décadas que perdió su servicio de viajeros y el servicio mercante fluctúa en función de las necesidades de la cementera, hoy un tanto mermada debido a la situación de crisis del sector.
































 
 


martes, 5 de marzo de 2013

Molino de San Servando



En 1154 Alfonso VII intermedió en el litigio mantenido entre el arzobispo don Raimundo y el prior y monasterio de San Servando, de un lado, y Cipriano Domingo y familia, de otro, sobre la posesión del molino de San Servando.
Los llamados molinos de San Servando realizaban su labor de molienda a un centenar de metros aguas abajo del puente de Alcántara, justo enfrente de donde estuvo el Artificio de Juanelo. Instalación propiedad del Monasterio de San Servando, de larga vida y gran producción, es citado en siglo XII y aún en el XVIII seguía activo como lo recoge el marqués de la Ensenada. También contó con una fábrica de harina que fue adquirida por la compañía eléctrica «La Imperial». En 1897 Francisco García convirtió estas instalaciones en centrales para competir en producción eléctrica con la toda poderosa compañía «Electricista Toledana», capaz de obtener más energía como lo prueba que sus turbinas iluminaran 3.000 bombillas, tres veces más que la «Imperial» que finalmente fue absorbida por su competidora, que pasado un tiempo cayó en las manos de Hidroeléctrica Española.





















 
 


domingo, 3 de marzo de 2013

Central hidroeléctrica abandonada de Buenavista, Rio Chico (Toledo)



Desde épocas muy antiguas los toledanos han usado la fuerza del río Tajo como fuente de energía para moler grano (molinos o aceñas), procesar telas (batanes), mover norias o producir energía eléctrica (centrales hidroeléctricas), mediante la canalizadión de la energía hidráulica por medio de la construcción de presas o azudes.

La mayoría de las estructuras fueron abandonadas hace muchos siglos y el tiempo junto a las crecidas del río fueron poco a poco arruinándolas y haciéndolas desaparecer. A finales del siglo XIX varios de las presas existentes se destinaron a la producción de energía eléctrica, construyéndose centrales hidroeléctricas, muchas de las cuales todavía se encuentran en pie, conservando en algunos casos toda la maquinaria y los edificios que las cobijan en un estado bastante aceptable, aunque en total abandono, deteriorándose año tras año.

Esta central hidroeléctrica ocupa una superficie aproxima de 237 metros cuadrados sobre una parcela de 500 m2, situada en la ctra.N-403, Km. 4 y aunque parezca mentira a tenor de su estado tiene una valoracion de protección integral