jueves, 23 de mayo de 2013

Iglesia junto al rio Zancara


Nada podemos contar de esta pequeña ermita perdida entre viñedos junto al río Zancara pero nos llamo la atención y decidimos explorarla.
Todo hace pensar que en la actualidad sirve como almacén o sirvió a tenor del gran numero de cajas allí apiladas.
Sola las palomas siguen asistiendo a los oficios, porque allí encontraron su morada a las extremas inclemencias de la zona.
Después seguimos camino en busca de bodegas abandonadas que según nuestros cálculos abundaban en esa zona o al menos eso pensábamos.












 
 
 


martes, 21 de mayo de 2013

Bodega Km 107


 
Todo se retuerce, se quiebra, se descascara, tambalea y cruje. Todo es mentira, ilusión. El monarca de la mente es una mera fantasía afirmada en un trono de clavos oxidados y sedas que se pudren y deshacen por el abandono. Meras vigas que se sintieron eternas y hoy son un amasijo de pintura caída y blanda. Aquel que soñó con la perennidad, se ve subsumido en el ocaso; muchas veces antes de lo imaginado o previsto.
































 
 


domingo, 19 de mayo de 2013

Bodega Casa de los Bueyes (Ciudad Real)



Esta bodega tiene una superficie aproximada de 3100 metros cuadrados, de los cuales unos 2.000 metros son los dedicados a la bodega propiamente dichos, el resto se reparten en vivienda y almacenes; también cuenta con una gran alberca con capacidad para más de 300 metros cúbicos, nada extraños si debían tener reservas para regar más de 2.000 hectáreas que es la superficie aproximada de la finca. Por supuesto nadie vaya a pensar que tiramos de cinta métrica para sacar estos cálculos pero si tenemos herramientas con SIGPAC para la obtención de los mismos sin movernos de casa.

Aunque su estado es de abandono total, tampoco pensamos que fueran abandonadas mas allá de finales del siglo pasado, ya que advertimos un cartel con medidas de seguridad para aviso de las personas que allí trabajaron, más de cincuenta según nos dijo un campesino rumano, del cual ningún dato más conseguimos sacar ya que mostraba una gran desconfianza a todas nuestras preguntas, a saber por qué.

Todavía quedaban varias cosas curiosas por ver que nos ayudaron a imaginar cómo fue la vida de sus moradores.
Aquí os dejamos con todo lo que vimos aquella mañana de primavera por tierras manchegas.