miércoles, 11 de diciembre de 2013

Convento abandonado de las animas


Muros roídos cada día mas por el paso de las inclemencias, azotados por los vientos y heladas que dejan entrar los rayos de sol entre sus cristales rotos y que sus rejas oxidadas prolongas lánguidas sombras.
Todo es silencio paseando por sus largos pasillos, allí no moran palomas, pero no estamos solos... Ellas,  las señoras de la clausura, las que eligieron las contemplación en vez de los placeres mundanos nos vigilan, sin ser vistas observan cada uno de nuestros cautos movimientos, guardando con celo todos y cada uno de los secretos que allí perviven.
Solo alguno creyó ver sus sombras y oír sus pasos. Yo que soy reacio a esas sensaciones, nunca daré crédito a los que vieron mis ojos y escucharon mis oídos.
 
 
 
 



































 
 
 
Si conoces algún lugar y quieres compartir con nosotros esa información ponte en contacto vía mail en esta dirección:


lunes, 9 de diciembre de 2013

Castillo de Zorita de los Canes. (Guadalajara-España)



La historia de esta alcazaba fundada por Muhammad I en el siglo IX corre pareja con la de la villa. La invasión almorávide de fines del siglo XI la dejó casi arruinada y fue reconstruida posteriormente por la Orden de Calatrava a lo largo de los siglos XII y XIII, al que pertenece casi toda la actual fábrica,
La fortaleza medieval posee una estructura de complicado sistema de murallas y puertas, de torreones y ventanales amalgamados a lo largo de los siglos, que culmina el roquedal en el que se asienta a orillas del Tajo.
Su planta es alargada e irregular y está rodeada de una muralla, dotada antaño de almenas, que ya se encuentran hoy en ruinas.
En su interior, se encuentran múltiples detalles que ofrecen la evocación y el testimonio preciso de los tiempos primitivos de la fortaleza, expresivos del arte y la técnica bélica de sus moradores y caballeros calatravos.
Así, destacan la Iglesia del castillo (de bella factura románica), los enterramientos de caballeros calatravos, la Sala del Moro, posiblemente destinada a prisión, o la torre albarrana que vigila la entrada al castillo.

En el año 1085 los cristianos conquistaron este lugar y años después, Alfonso VII, que había repoblado este enclave con mozárabes aragoneses, entregó el lugar a la familia de Los Castros. En el año 1169 Alfonso VIII, recupera Zorita y lo ofrece en arras a doña Leonor de Inglaterra. Poco después en el año 1174, fue entregada a la Orden de Calatrava, que desde finales del XII hasta comienzos del XIII lo transforma en un firmísimo bastión pleno de tropas, caballeros y armamentos. Fue entonces cuando, por tener distribuidos grandes perros alanos por las torres y patios, como mejor defensa del castro, éste recibió el nombre de Zorita de los Canes.

En el año 1565 fue adquirida por el duque de Pastrana y por su mujer la princesa de Éboli, que realizaron cambios en la fortaleza para poder habitarla con mayor comodidad. Posteriormente en el año 1732, los duques del Infantado vendieron este enclave al antecesor de los condes de San Rafael. El título, ya solamente honorífico, de Comendador de Zorita, continuó existiendo hasta el siglo XIX.
 


















 
 
Si estas interesado en compartir la localización de algún lugar del tipo que aquí mostramos puedes ponerte en contacto con nosotros en la siguiente dirección: