miércoles, 28 de mayo de 2014

Pueblo abandonado de Hontanillas (Guadalajara)



La aldea llegó a tener cuarenta casas y una iglesia, hoy por los suelos. A finales de los sesenta quedó definitivamente abandonada, tras el goteo incesante de maletas con que Hontanillas vivió su propio episodio del éxodo rural. El Icona compró los aledaños para reforestar y el poblado quedó a merced del avance de la vegetación, del derrumbe de los muros y del saqueo de muebles, tinajas y cuanto dejaron los antiguos moradores en las casas. En los ochenta hubo un intento de reflotar el poblado, cuando una asociación madrileña de desintoxicación afincó allí a sus usuarios. Un buen día, ante ciertas presiones por los controvertidos modos de actuar, los responsables del programa levantaron el campamento, así que volvieron los años de olvido y saqueos: nada quedó de la carpintería, de la biblioteca y de las oficinas que se habían instalado. Más tarde hubo otra repoblación por artistas, pero no resultó viable a largo plazo. Y nada más. Hontanillas se sumió de nuevo en el silencio: un punto impreciso en el monte, un viejo recuerdo

 
 
























Mas información: http://eldiadigital.es/not/6541/.

1 comentario:

  1. Genial!!!!
    como siempre buen trabajo!!!
    Un saludo
    Jordi Vall
    Recuerdo Abandonado

    ResponderEliminar