martes, 17 de junio de 2014

Cueva Raso de Cadenas (Toledo)



En la zona comprendida por los términos municipales de Villatobas, Lillo, Cabezamesada y Santa Cruz de la Zarza en la provincia de Toledo, podemos encontrar un gran numero de construcciones subterráneas.
Este tipo de construcciones son difíciles de localizar ya que se encuentran a nivel del suelo y solían ser escavadas en promontorios; servían para dar cobijo a los jornaleros en tiempos pasados, debido a la lejanía de los centros urbanos y le inexistencia de transporte rápido por lo que merecía pernoctar el tiempo necesario en esos lugares mientras duraban las faenas propias del campo según la época (Siembra, siega, etc.)
De construcción sencilla se horadaban en las laderas de promontorios en su mayoría, su interior abovedado y arcos de medio punto le daban la seguridad constructiva adecuada de cara a posibles hundimientos del terreno. Constaban de varias estancias, incluso algunas dedicadas a guarecer al ganado de posibles ataques, eran encaladas en su interior para una mejor salubridad y de paso ganaban en estética.
Las cuevas que hoy os mostramos se encuentran situada en el paraje llamado Raso de Cadenas. En primer lugar llama la atención los restos de un caserío abandonado en la cima de una loma, esta debió ser la vivienda de los dueños de la explotación agrícola pero lo mas curioso fue descubrir que todo el subsuelo de la misma se encontraba como un queso Gruyere, con mas de cuatro viviendas trogloditas podríamos así llamarlas, de gran tamaño y buena conservación.
Además de tomar un buen numero de instantáneas disfrutamos del frescor que nos brindaba su interior a pocos días de que comience el verano y que en estas tierras yermas castiga con dureza. 

 

































 
 

 

3 comentarios:

  1. Aunque no quede apenas nada en las casas. de ellas se puede sacar mucho!!

    Buenas fotos!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen reportaje compañeros, seguir así!!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre un montón de gracias por seguirnos Alejandra y un saludo desde la península.

    ResponderEliminar