jueves, 17 de julio de 2014

Casa de la Olivilla (Toledo)



No hubo que empujar la puerta, ya estaba abierta. Ella grito sobresaltada y allí estaba Toby, junto al rincón, tendido a la sombra, descansando mientras esperaba convertirse en polvo.
Ni una sola palabra salió de nuestros labios, todos y cada uno rezamos en sordo silencio una oración y nos fuimos.































 
 






2 comentarios:

  1. Tremendo reportaje Jabier, una vez más ha sabido retratar esas fantásticas casas de labranza Manchegas, víctimas del olvido y poseedoras de una magia y una esencia especiales, perfecto retrato de el espíritu de esa España profunda que tanto me gusta, de La Mancha, cuna de buena gente y magnífico patrimonio.La modelo, Magnífica.
    Gracias Jabier por enseñarnos estas maravillas.
    Saludos,

    Santiago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Santiago y gracias por comentar tus sensaciones en mi blog. Como Toledo esta cerca de Madrid, lugar donde vivimos y con la ayuda del SIGPAC, estamos volcados en la investigación de este tipo de arquitectura que tanto nos gusta y que tan desconocida a la vez es para gran parte del publico. Intentamos sacar el máximo partido estético al lugar y cunado podemos cosa difícil volcamos toda la información del lugar para que nuestros lectores conozcan la historia de los mismos y para que los artículos no queden sosos a la vista de algunos esta mi musa y compañera de fatigas para darle un toque glamuroso a esos rincones escondidos en el tiempo, en su nombre también muchas gracias.
      Felices vacaciones allí donde estés. Jabier Suarez

      Eliminar