lunes, 19 de enero de 2015

La Cupula del Mal



En 1994 arrancaron las obras. La inversión superaba los 1.600 millones (9,6 millones de euros) y todos los edificios de esa primera fase avanzaban a buen ritmo.
Un incendio ocurrido a finales de verano de 1995, los destrozos que provocó un vendaval fueron algunos incidentes previos. La ayuda de la Junta de Castilla y León no terminaba de llegar y algunos de los socios se retiraron del proyecto dejando a Guillermo Tena como único promotor. Por si fuera poco, en enero del 96 se inundaron las instalaciones tras una nevada.
Pero las obras continuaron y en el verano de 1996, tras algunos intentos baldíos, tuvo lugar la inauguración y presentación a los medios de comunicación. Se abrieron algunos edificios, como la terraza de verano y la sala de cine abovedada ‘Totalmovie’, de diseño futurista y efectos especiales. Pero a finales de ese año se cerraron definitivamente las instalaciones al declararse en quiebra la empresa promotora.
En 1998 se abrió la esperanza de vender el complejo a la empresa Globomedia, con Emilio Aragón al frente. Pero finalmente no hubo acuerdo y el proyecto volvió a quedarse bloqueado. Los dueños entonces eran Caja Segovia, Acciona, instalaciones Crespo, Blasco y la cadena de hoteles Detursa.
En 1999 Caja Segovia sacó a subasta uno de los edificios, ‘La Lonja de la Mesta’, a un precio de 1,5 millones de euros, pero quedó desierta, y siguió en sus manos.
En 2010, la empresa Mandel medió para que el complejo fuera adquirido por una sociedad de capital internacional, que ahora quiere ahora reflotar el proyecto. Para ello ha encargado informes de viabilidad y quiere conocer si es posible utilizar algunos de los inmuebles para ubicar un hotel.
Urbanismo y Medio Ambiente ha emitido un informe favorable. Los ecologistas se oponen a que exista una actividad dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. ¿Nacerá el Panorámico tras un embarazo de más de 20 años?


 































 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada