domingo, 19 de abril de 2015

La Universidad abandonada



El lugar del actual emplazamiento lo ocupaba una extensa y frondosa chopera, entre cuyos árboles y maleza se veían las ruinas de la cochera de los antiguos propietarios del predio. Más de mil chopos se derribaron desde el 25 de Noviembre de 1928, y luego empezaron los trabajos de cimentación y replanteo de la vasta construcción.
En los jardines a escasos cuarenta metros del edificio principal está la capilla. Es una pequeña construcción de una nave con una cripta para enterramientos.
El edificio fue universidad desde su inauguración hasta 1965, pero durante la guerra civil paso a ser el seminario conciliar a convertirlo en hospital. A finales de los años 60 lo compró el ministerio de defensa y a principios de siglo lo compra una constructora para albergar una residencia de ancianos pero las obras se paralizan en 2010 y permanece abandonado desde entonces.

Se trata de un edificio de planta cuadrada con torreones en las esquinas y tres pisos levantado en hormigón armado., de mas de 1.600 metros cuadrados. con 68 bellos arcos góticos.


La fachada principal orientada al mediodía destaca por su cuerpo central y dos torreones separados por azoteas y en el centro la puerta principal es un gran arco apuntado con una recia puerta de madera.


El complejo de estilo historicista-neogótico está organizado en torno a dos patios de 60x27 metros a los que se abren arquerías apuntadas quedado en el centro una nave que alberga la iglesia, el salón principal y auditorio. La iglesia tiene su ingreso doble a los pies y se accede desde el hall de la entrada principal que estaba decorado con azulejos que prácticamente han desaparecido. Es de una sola nave cubierta con artesonado, el suelo es de tarima y a los pies tiene un coro alto al que se accede desde el segundo piso. Tiene cinco grandes ventanales apuntados con vidrieras ,por desgracia ya muy perdidas, dedicadas a los evangelistas. Aun quedan dentro dos retablos neogóticos de los cinco que eran en origen y en la cabecera hay nos accesos adintelados que dan a la sacristía. El salón de actos es un gran salón con molduras de el techo de gran tamaño. Posee un escenario al que se accede por dos puertas presididas por los escudos de la orden. Del resto del edificio no queda prácticamente nada salvo grandes pabellones diáfanos y dos escaleras monumentales dobles con barandillas de forja.
Separará estos patios un cuerpo central donde está la Iglesia, que tendrá cinco altares e igual número de amplios ventanales: guiarán su ornamentación exquisito arte y depurado gusto.


La fachada principal, orienta al mediodía, con hermoso vestíbulo de entrada y a la izquierda escalera imperial, estará flanqueada por dos esbeltos torreones en los extremos y un cuerpo saliente en medio, que separará dos grandes azoteas sobre el primer piso, donde estará un reloj de torre y la espadaña para dos campanas. Las fachadas laterales con torreones en los ángulos y otra en el centro presenta buen golpe de vista, especialmente desde el ribazo, la de poniente ya concluida.


El edificio tiene en conjunto 411 ventanas en el exterior y 316 en los patios.
Todas las dependencias resultan amplias con abundante luz y fácil ventilación.
El Refectorio, ya terminado es de 25 por 10 metros. Por doquiera domina la más estricta higiene con adecuado material moderno.
Cada estudiante tenia habitación independiente con buena luz natural y artificial, y lavabo con agua corriente.
Cocina, despensas, enfermería, ropero, sección de baños, duchas y pedilnorios, todo se organiza sin que deje nada que desear al más exigente de la severa aplicación de las leyes higiénicas de la época.



























































































1 comentario: