miércoles, 3 de junio de 2015

El Palacio Renacentista abandonado



Un claro ejemplo de palacio renacentista. Fue construido con ladrillo mudéjar a finales del siglo XVI por orden de  segundos marqueses de Villasante.
El edificio perteneció a esta noble familia hasta 1874, año en el que el Marqués de Villasante fue desterrado a Portugal por participar en la tercera guerra carlista que pretendía derrocar al monarca Amadeo I.
Al poco tiempo de ser exiliado, compra el palacio un poderoso empresario que lo transforma en hotel, aunque antes fue residencia de estudiantes regentada por Pablo Delgado. Así fue desde 1910 hasta su cierre en 2007.
El  edificio completo fue vendido a  la constructora Reydeba. Al arruinarse esta empresa y entrar en concurso de acreedores, Bankia es la actual propietaria del palacio.


El palacio, de dos plantas y sótano, consta de dos alas perpendiculares unidas mediante un magnífico y original torreón. Su material constructivo es, principalmente, el ladrillo mudéjar unido con argamasa de cal y arena, con algunos paños de mortero de cal y otros de piedra caliza irregular, conocida localmente como rajuela, utilizada en la cimentación y, seguramente, para aligerar peso en los muros.
La torre es lo más notable y llamativo del palacio y, seguramente, la parte que ha sufrido menos transformaciones y que, por tanto, presenta una estructura similar a la de sus inicios a finales del siglo XVI. Es de planta rectangular de cuatro alturas desde el nivel de la calle, cinco si contamos el sótano, cuyo último piso es un original mirador abierto por graciosos arcos de ladrillo y columnas de granito en tres de sus caras, ya que la cuarta cara está tapada por una escaleta exterior que da acceso a las diferentes plantas de la torre.


 


































 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada