domingo, 6 de septiembre de 2015

La Fortaleza II



De regreso de nuestras agotadoras vacaciones, no podíamos dejar de hacer un alto en el camino y detenernos por segunda vez frente a la Fortaleza.
A primera vista observamos que algo  había cambiado, la antigua y desvencijada valla metálica había sido sustituida por una de menor altura, de ella colgaba un nuevo cartel rojo chillón anunciando su venta y número de teléfono.
Dejamos el coche a buen recaudo y cargamos con todo lo necesario para llevar o mejor dicho intentar nuestros propósitos. Despacio cruzamos la carretera mirando con admiración la megalítica construcción de hormigón que recorta su silueta sobre el pantano.
Primera y esperanzadora observación: La vaya metálica lucia un hermoso agujero que nos permitiría pasar al recinto como reyes bajo palio; las optimistas esperanzas no cesaban aquí, según subíamos la escalera principal que daba acceso al complejo vimos como los hierros corrugados que hacían impensable el paso a sus entrañas, habían sido doblados como por arte de magia. Una mezcla agridulce recorrió mis pensamientos… “No seriamos los primeros”.
Sin prisa recorrimos todo su perímetro exterior fotografiando a placer todos y cada uno de sus rincones. Esta magnífica obra de arquitectura bien lo merece.
Por fin encaminamos nuestros pasos a la entrada principal en espera de descubrir todos los secretos que antaño vislumbramos a través de rejas y cristales. Sin embargo amigos, aquí acaba otra parte de la historia sin contar de La Fortaleza.
Una vez atravesados los hierros que dan acceso al hall nos encontramos con una flamante puerta acorazada, jalonada a ambos lados por unos pequeños aparatos blancos, con botones alfanuméricos y unas parpadeantes luces rojas. No tendría líneas para describir tamaña decepción.
Una vez más fuimos derrotados por la Fortaleza pero la historia todavía no ha tocado a su fin… VOLVEREMOS.


















5 comentarios:

  1. Me gustaría preguntarte en situaciones de a algunas fotos por ejemplo la del reformatorio, me encantaría ir a conocerlo

    ResponderEliminar
  2. Por favor me podría decir la ubicación del reformatorio, tengo Portugal muy cerca, y me encantaría ir a conocerlo, gracias un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento decepcionarte Oscar pero por salvaguardar los sitios visitados no facilitamos la ubicación de los mismos; parte de la exploración urbana también está basada en largas horas frente al ordenador buscando pistas que nos lleven al sitio soñado.
      Espero comprendas nuestra postura.
      Desde Madrid un cordial saludo. Jabier Suárez

      Eliminar
  3. La Guardia Civil de Campillo de Altobuey detuvo el viernes a tres hombres españoles de entre 29 y 38 años de edad, cuando intentaban sustraer efectos del interior y de las inmediaciones del antiguo hotel Claridge, ubicado en el kilómetro 184,600 de la antigua N-III, dentro del término municipal de Alarcón.

    La llamada de aviso de que se estaba produciendo un robo se produjo sobre las 11 de la mañana, momento en el que se comunicó a la Guardia Civil que se oían fuertes golpes en el interior del antiguo hotel abandonado, sito en el término municipal de Alarcón, sospechando que pudiera estar cometiéndose un robo en su interior.

    Inmediatamente se personó en el lugar una patrulla de la Guardia Civil que apoyada por un vigilante de seguridad, interceptó una furgoneta que intentaba huir del lugar. El vehículo iba ocupado por tres varones de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 29 y 38 años, que fueron detenidos por la comisión de un delito de robo con fuerza en las cosas en grado de tentativa. A los detenidos les constan antecedentes policiales por delitos contra la propiedad.

    Tras inspeccionar el lugar observaron que los detenidos habían forzado la malla metálica y una puerta para entrar en las instalaciones, así como que tenían preparados diversos objetos metálicos en la planta baja para cargarlos en el vehículo, cosa que no pudieron llevar a cabo debido al aviso de robo que se recibió y la rápida actuación de los agentes de la Guardia Civil.

    La Benemérita instruyó las oportunas diligencias que, junto con los detenidos, fueron entregadas en el Juzgado de Guardia de Motilla del Palancar. En la resolución del caso participaron efectivos de la Guardia Civil de Campillo de Altobuey y de Motilla, destacando una vez más la colaboración ciudadana, que resultó vital para evitar el robo

    ResponderEliminar