viernes, 30 de enero de 2015

Viva el cambio

 
 

 
Agazapado como en un campo de batalla y oculto entre un equipo de colaboradores reapareció ayer el número tres de Podemos.
La esperada reaparición pública de Monedero se convirtió este jueves en la constatación de que el dirigente de Podemos renuncia a dar explicaciones públicas sobre su contrato de asesoría a varios países latinoamericanos -Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua- por el que facturó 425.150 euros a través de una sociedad creada tres años más tarde de la realización de los mismos.
Monedero rehusó atender las preguntas de la prensa, pese a la montonera que le bloqueó en un pasillo de acceso al centro cívico Julián Besteiro de Leganés (Madrid), al que accedió por una entrada secundaria para intentar dar esquinazo a los medios.
Los fotógrafos de prensa -en total, tres- fueron expulsados con el argumento de que se incumplían las condiciones de seguridad del auditorio.