domingo, 29 de mayo de 2016

Casa Farelo (Arquitectura Popular Manchega)



El caso de los caseríos en la arquitectura popular manchega es curioso en cuanto a la existencia de un esquema arquitectónico que se repite, basado en la unidad esencial (quintería), pero que sin embargo admite gran versatilidad a la hora de configurar los espacios exteriores, espacios interiores y alzados.

Una de estas peculiaridades son las torres o torrecillas. Suelen encontrarse en la esquina de la edificación como en la Venta de Borondo, Casa del Pico (desaparecida) o en la Casa de Don Domingo Álvarez (actual casa de la Nava). En otros casos aportan simetría al alzado principal, como en el caso de la Casa de los Guardas de Zacatena, con sendas torres dispuestas de manera simétrica en el alzado principal.

Casa Farelo constituye otro ejemplo de estos caseríos manchegos con torrecilla. Su pequeña torre situada en el centro del alzado principal hace de esta una edificación singular y reconocible desde la carretera Daimiel-Malagón.

Mediante su situación en un punto alto de la parcela, cercana a un camino de comunicación y con la ejecución de este singular elemento constructivo, dedicado casi con toda seguridad a la cría de palomas o pajar, se consigue recalcar la importancia de la finca en su conjunto y de la edificación en particular. Esta práctica viene de muy antiguo cuando en la Casas la Orden del Campo de Calatrava fue necesario la construcción de torres con carácter defensivo.

El abandono generalizado de estas edificaciones debido a la escasa necesidad de pernoctar en el campo para la realización de las tareas agrícolas, como consecuencia de la mecanización agrícola, hace inevitable dicho abandono.

Fuente: David Cejudo






























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada