domingo, 25 de septiembre de 2016

Hostel



Todo estaba abandonado, alfombras de cristales y escombros cubrían sus suelos, la humedad encrespaba la tarima del salón de baile, el viento no mecía puertas ni ventanas, estas ya habían sido robadas.
Alguien antes que nosotros había celebrado allí las Navidades dejando su impronta en las paredes.
Mientras tanto ella al margen de todo acontecimiento se desnudaba para volver a vestirse... una vez mas comenzaba la sesión.


























1 comentario:

  1. tremendo reportaje compañero, viéndolo seme ocurren varias escenas que afotar alli.

    ResponderEliminar