viernes, 22 de abril de 2016

Alarcon Parador Nacional de Turismo



De origen árabe, dependió inicialmente la fortaleza del emirato de Córdoba. Tras la descomposición del califato cordobés y la formación de los reinos taifas, se subordinó al de Toledo. Durante su permanencia en poder de los musulmanes sirvió de bastión defensivo en sus pugnas internas. En 1184, Fernán Martínez de Ceballos, capitán de las tropas de Alfonso VIII, asedió la fortaleza durante nueve meses y la ganó finalmente para su rey el día de san Andrés. Se vio recompensado con el privilegio de tomar el nombre de la villa por apellido, cosa que hizo, pasando a llamarse Martínez de Alarcón y dando con ello origen a este nuevo linaje.
Superada la Edad Media, el castillo de Alarcón sufrió el deterioro propio de un inmueble abandonado y en desuso. En 1712 pertenecía al marqués de Aguilar y los alarifes hacen un informe en el que mantienen que era necesaria una reforma urgente para que no se derrumbara.
En el año 1963 el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, se lo expropió a la familia Álvarez Torrijos Torres, natural de La Almarcha pero con antecedentes familiares paternos en Gascas. Una vez rehabilitado como Parador Nacional de Turismo Marqués de Villena, se inauguró el 25 de marzo de 1966.
























lunes, 18 de abril de 2016

Palacio del Jaco 2º Parte



Meses hacia que había visto esta localización en el blog de mi amigo Galvache y desde ese mismo momento me pose manos a la obra para conocer la localización del mismo, ardua tarea pero casualidades de la vida encontré una pequeña pista que me condujo después de varias averiguaciones a su localización.
Según parece el lugar aunque abandonado no esta olvidado por sus propietarios ya que lo han tapiado a cal y canto para evitar los inevitables vandalismos a los que están sometidos este y otros muchos inmuebles; es decir no fue nada fácil acceder a su interior, pero lo conseguimos y ahora os mostramos en las condiciones que se encuentra tan maravilloso abandono, espero que disfrutéis al menos una decima parte de lo que nosotros lo hicimos.