miércoles, 15 de marzo de 2017

CYII (Madrid desconocido)



El 11 de agosto de 1851 se puso la primera piedra de la presa del Pontón de la Oliva, con la presencia del rey consorte, Francisco de Asís, además primo de la reina y de dudosa reputación. La construcción de la presa trajo consigo la edificación de obras diversas para la distribución del agua (minas, canales, acueductos y sifones) que todavía se pueden observar en toda la sierra de Patones.
Los obreros que participaron en la construcción de tan ingente obra de ingeniería hidráulica fueron principalmente presidiarios, muchos de ellos procedentes del bando carlista o absolutista, a quienes se ofreció como contraprestación la reducción de condena si participaban en el proyecto. Otros fueron de obligado cumplimiento. Los responsables de las obras se comunicaban sus progresos mediante un servicio de palomas mensajeras, y que se conoció como "telegrafía alada". A pesar del entusiasmo puesto por las altas instancias en la ejecución de la obra, se produjeron numerosas vicisitudes en forma de desprendimientos del terreno, riadas, epidemias y como no, problemas financieros, que retrasaron unos cuantos años la correcta finalización de los trabajos.
Los cuatro años que inicialmente habían previsto los ingenieros se convirtieron en siete, por lo que finalmente pudo inaugurarse oficialmente el Canal de Isabel II el 24 de junio de 1858, cuando las aguas del río Lozoya llegaron oficialmente a Madrid.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada