domingo, 1 de enero de 2017

Carcel Provincial abandonada



En este caso, os hablaré de el escenario donde se rodó Celda 211, la película.
Al principio parecía imposible entrar, todas las puertas cerradas a cal y canto, pero se veían graffitis por dentro. La siguiente lógica la apliqué durante todo el recorrido: "Si ahí hay un graffiti es porque alguien ha llegado ahí, y si alguien ha llegado, yo puedo llegar".
Cabe destacar que la cárcel se divide en dos zonas: La primera, es un muro exterior para los funcionarios, con sus baños, zonas accesibles y sin rejas. Luego hay un pequeño patio alargado. De hecho, ese es el último punto al que tienen acceso los civiles.
Ahora entraba por fin en la prisión en si, una vez dentro, todo cambia: De repente... empecé a mirar la prisión con otros ojos. Qué poca luz... qué silencio... y qué frío!!
El frío era húmedo y cerrado, ni en la misma carretera a pie de cárcel hacia tanto frío. El silencio era incomodísimo, es como si notases que allí había gente viviendo y que te observaban constantemente, siendo ellos los conocedores de tan descomunal laberinto y tú un ignorante completo, un turista. Cada cierto tiempo se oían ruidos... quizá una tabla que se caía, un paloma que se movía o los cientos de cristales rotos que tu mismo ibas pisando, cada pisada revelaba tu posición en 100 metros a la redonda, era muy incómodo. El estado de la cárcel era lamentable.
Tras haber pasado el patio de separación, todo empezaba a ser muy laberíntico, muchísimo.
Vi un par de patios interiores desde algunas ventanas y por fin ubiqué donde estaba el centro de la acción, sitio en el que en la película, usaban de forma neutral para hablar con los funcionarios cara a cara. Vi la cúpula en el tejado y supe hacia donde debía dirigirme.
Pocos minutos después, por fin estaba alli, bajo esa cúpula, donde gran parte de la película tiene lugar, y "dejando este sitio para luego" me fui directo a lo que mas quise ver desde un principio: la celda 211.
Así que tras una de las muchas puertas, que había en esa sala central, estaba el módulo de celdas, con todas las celdas abiertas y allí estaba la susodicha celda 211. Por una vez pensé "lástima de graffitis", porque hubiese sido genial encontrarla como en la película, pero no fue así.
Allí la luz se iba acabando poco a poco... Y al volver un paso atrás bajo la cúpula... No recordaba por donde había venido. Aquella sala tenía como 12 puertas, y no me había fijado por donde había venido ya que al entrar allí, estaba mas absorto que otra cosa. Serían algo mas de las 18:00, una vez dentro no te quieres imaginar como debe ser estar allí de noche y sólo.
Poco a poco la angustia se apoderó de mi... se hacia de noche, el silencio con ruiditos... el frío... qué frio! y por supuesto los cerrojos... qué laberíntico era todo... empecé a probar puerta por puerta a ver si recordaba un poco... encontré patios nuevos, mas patios, patios interiores... la cocina (que antes había visto a través de un ventanuco), mas sótanos y mas patios... pero no encontraba la salida... celdas con sus baños, hasta entré en una de ellas para mirar fuera y ubicarme.





























































Continuara...